Lunes, Octubre 03, 2022
DONDE SE VE, LO QUE EL MUNDO ESCUCHA
Los profesionales de la salud fueron sorprendidos por el fuerte sismo; sin embargo, continuaron con sus labores. Luego del terremoto del pasado lunes 19 de septiembre en México se han conocido diversas historias que surgieron en medio del movimiento telúrico. En imágenes compartidas por redes sociales se ha podido evidenciar las dimensiones del movimiento e incluso varias de ellas causan pavor.

México es un país que atraviesa de manera frecuente este tipo de movimientos de tierra; por ende, constantemente se hacen simulacros y se prepara a la comunidad para que sepa manejar la situación y a la vez reaccionar; sin embargo, el paso lunes, un grupo de profesionales de la salud del Centro Médico Nacional Siglo XXI no pudieron evacuar las instalaciones del hospital, ya que se encontraban en medio de un procedimiento quirúrgico.

Este grupo de médicos, ahora, tenía que lidiar con dos batallas, una cirugía cerebral en medio de un terremoto. Miguel Ángel Serret Fernández, médico neurocirujano en pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI, manifestó que sin importar la situación, en medio de su labor como médico, la prioridad, siempre, será el paciente.

“Viene la sacudida, ¿no?, vienen los movimientos. En ese momento, pues te vienen a la cabeza miles de cosas, ¿no?, familia, hijos, pero lo más importante para nosotros como equipo médico, como equipo neuroquirúrgico, es nuestro paciente en ese momento”.

Pese a la intensidad del sismo, los profesionales siguieron con su labor, que en este caso era seguir operando; además, destacan que todos estaban en síntoma y en ningún momento, ninguno manifestó querer abandonar la sala de cirugía. “Nuestro equipo quirúrgico, todos estábamos con el mismo pensamiento: no podemos dejar al paciente”.

En la sala donde se estaba llevando a cabo el procedimiento se encontraban seis profesionales de la salud, entre enfermeras, instrumentadores quirúrgicos, anestesiólogos, y cirujanos. Estos trabajadores arriesgaron sus vidas para salvar la de un bebé de cinco meses.

“Nuestro quirófano tiene salidas de emergencia. Efectivamente, los compañeros tuvieron la oportunidad de salir, de evacuar. Nosotros, aunque hubiésemos podido, no quisimos porque considero que nuestro equipo tenía que quedarse, tenía que quedarse para salvaguardar la vida de ese pequeño que estábamos operando”.

En medio de la cirugía los riesgos se hicieron inminentes, ya que los médicos siguieron operando no solo con un fuerte movimiento de tierra de por medio, sino también sin luz, porque debido al hecho esta se fue de manera momentánea.

“Se fue la luz, fueron 2, 3 segundos. Sabíamos que iba a entrar la planta de emergencia porque un quirófano no se debe ni se puede tener sin corriente, sin energía, prácticamente por las máquinas de anestesia que mantienen con vida nuestro paciente en ese momento”.

En medio de un momento como estos, en donde lo primero que se piensa es en la familia y en proteger la vida para volver a reencontrarse con ellos, el temple y el profesionalismo fue el arma que usaron estos médicos, ya que entre ellos se dieron las palabras de ánimo y apoyo que necesitaban para enfrentar este duro episodio y sacar adelante la cirugía del menor.

“Todos entre el equipo nos dimos palabras de aliento, de confort, que todo iba a estar bien. El equipo estuvo con un temple de acero

Afortunadamente, la cirugía fue un éxito y pese a los imprevistos, los profesionales de salud pudieron darla por terminada; además, todo el personal, incluido el pequeño, salieron ilesos.

“Salió nuestro paciente afortunadamente extubado a terapia intensiva para continuar con sus manejos de paciente neurocrítico y afortunadamente su evolución ha sido satisfactoria, muy excelente, muy buena”.

 

Fuente informativa: https://www.semana.com/

Contáctenos

Espinar
Panamá, Ciudad de Colón

Abierto de Lunes a Viernes 8:00 A.M - 4:00 P.M
Teléfono: +507 470-0944

NUESTRO APP

Envianos tu denuncia

Examinar archivos
El tamaño máximo para cada archivo es 100 MB
    captcha