Tras cambio de mando, exigen Policía neutral en elecciones.

Vega Pino, egresado de la escuela de suboficiales Benjamín Ruiz, creada por el general Manuel Antonio Noriega, al igual que el nuevo subdirector y también “benjamín” Jacinto Gómez Cisneros, integran la primera cúpula policial de oficiales que entraron en servicio después de la invasión. La “jubilación” de Omar Ariel Pinzón Marín como director de la Policía Nacional y el traspaso de mando al “benjamín” Alonso Vega Pino, fue una ceremonia con la típica pompa militar: condecoraciones, toques de clarín, redobles de tambores.

Alonso Vega Pino ingresó en 1990; “Chinto” Gómez, en 1991. La especialidad de ambos es el campo de la inteligencia y en los círculos cuartelarios no es un secreto que son cercanos al jefe de espionaje presidencial Rolando López Pérez. El traspaso de mando se inició con la asistencia del mandatario Juan Carlos Varela, la vicepresidenta Isabel De Saint Malo, la procuradora Kenia Porcell, Rolando López, el ministro de Seguridad, Alexis Bethancourt; ministros y jefes de los estamentos de seguridad. El calor consumía a los presentes y los efectos se reflejaban en rostros y vestimentas, algunas empapadas en sudor

Omar Pinzón, con saco gris algo apretado y pantalón oscuro, recibió una colección de condecoraciones y medallas: la José Luis Sosa, Águila Harpía, la general José Antonio Remón Cantera y la Victoriano Lorenzo. El jefe del Senafront, Éric Estrada, le entregó una medalla al igual que el director del SPI, Heriberto Lozano. Un cadete de la Escuela de Oficiales Justo Arosemena le obsequió la primera muestra de un espadín. Con los militares que le colocaban medallas hubo saludos castrenses y estrechón de manos; solo con el ministro y militar Alexis Bethancourt hubo abrazos.

Omar Pinzón, luego de recibir los reconocimientos, habló por más de 20 minutos y recordó que cuando asumió la dirección de la Policía en julio del 2014, no usaba lentes, ahora sí, antes estaba más delgado, ahora no, pero no importa, así trabajamos por el país desarticulando organizaciones criminales. Pinzón exclamó: “¡paso a la reserva de la institución, pero sigo siendo policía hasta que Dios me llame al cielo". No lloró en su discurso, pero casi al finalizar su intervención y referirse a su familia, se le quebró un poco la voz.

Descarga nuestras aplicaciones App

Contáctenos

Teléfonos: +507 4700089 / 0289

Dirección: Colón, Residencial Espinal

Correo: info@portobelostereo.net

Web: www.portobelostereo.net

       

VISÍTENOS TIENDA VIRTUAL