Con esperanza de una señal de vida en una escuela caída.

Después de que una de las alas de la escuela primaria y secundaria Enrique Rebsamen colapsó el martes tras un sismo de 7,1, rescatistas buscaban entre los escombros y soldados ponían vigas para prevenir cualquier otro derrumbe.

Los tres pisos de la escuela quedaron hechos una pila de concreto. Los cuerpos de 21 niños y cuatro adultos fueron sacados de los escombros, y aunque este miércoles todavía se oían algunos sonidos a la distancia, nadie sabía si eran sobrevivientes que pedían ayuda o sólo los crujidos de la estructura caída.

 

Pedro Serrano, un médico de 29 años, fue uno de los mexicanos que se unió a las labores de rescate. Se arrastró por una grieta entre los restos del edificio. “Hicimos hoyos, luego pecho a tierra entramos”, dijo Serrano.

“Logramos entrar a un salón colapsado, vimos unos sillones, una mesas de madera”, relató el doctor. “Y de allí lo primero que encontramos fue una pierna. De allí empezamos a mover escombros y encontramos una niña y dos adultos, una mujer y un masculino”.

Descarga nuestras aplicaciones App

Contáctenos

Teléfonos: +507 4700089 / 0289

Dirección: Colón, Residencial Espinal

Correo: info@portobelostereo.net

Web: www.portobelostereo.net

       

VISÍTENOS TIENDA VIRTUAL